MI TESTIMONIO TRAS 3 MESES EN LA ZONA

Inicio Foros La Dieta de la Zona – Foro Oficial Mi experiencia con la dieta de la zona MI TESTIMONIO TRAS 3 MESES EN LA ZONA

Este debate contiene 2 respuestas, tiene 3 mensajes y lo actualizó  lunitabuena hace 7 años, 11 meses.

Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)
  • Autor
    Publicaciones
  • #9405

    keykey
    Participante

    Hola a [email protected]:

    Aunque he participado alguna vez en el foro (no tanto como realmente quisiera) y he contado a grandes rasgos cómo iba evolucionando, quiero hacer un resumen de cómo me han ido estos primeros meses en la zona.

    Quiero aclarar que gran parte de la motivación incial era el perder peso, porque aunque es la parte más “superficial” de la dieta, no hay que perder de vista que al margen de lo puramente estético, no es nada sano tener sobrepeso y todo lo que ello implica. Hay gente que “critica” que se vea la dieta sólo como un mecanismo de pérdida de peso, pero oye, bienvenido sea si esa perdida de peso nos hace tener más salud!! Conociendo la dieta, me extraña que alguien que lo haya probado y entienda sus fundamentos deje de alimentarse bien por el mero hecho de haber conseguir el objetivo inicil de perder sus kilos de mas.

    En fin… os pongo en antecedentes: soy una chica fuerte, es decir, no soy ni seré jamás una pequeña florecilla de huesos estrechitos y formas afiladas, porque esa no es mi constitución osea, ni tampo muscular (sólo os diré que en el gimnasio siempre he sido la envidia de compañeros y entrenadores por la facilidad que tengo a desarrollar masa muscular, a marcar músculo, vaya. Soy una chica “compacta y dura”)
    Si me tengo que comparar, diré que estoy bien proporcionada (cintura estrecha sin apenas barriga, hombros y caderas anchos, piernas poderosas… tipo beyoncé pero con algunos kilitos más 🙂 )

    Y siempre he tenido algo de sobrepeso. Desde pequeña recuerdo estar a dieta (con más o menos suerte), e incluso, a los 23 años, conseguí bajar nada menos que 15 kilos (toda una heroicidad para mi dado el poco éxito obtenido en anteriores ocasiones) y mantenerme durante 5 años en un rango de +/- 2kg. Mantenerme con bastante esfuerzo, eso sí, ya que la dieta que me ayudó a perder tanto peso era una dieta muy protéica, con la que pierdes mucho peso rapidamente, pero que tiene muy restringidos los hidratos, y por lo tanto, dificil de llevar durante mucho tiempo.

    A los 4 o 5 años, empecé a notar como cada vez era más dificil mantener el peso: mi cuerpo se volvió intolerante a los hidratos: a nada que tomaba algo de pan integral, legumbres, fruta, etc… me inflaba. La única forma de mantenerme era comiendo proteinas, y eso resultaba inaguantable. Estaba sin fuerzas y de muy mala leche, pero era la única forma de mantenerme relativamente “bien”. Aquella maravillosa dieta protéica consiguió que adelgazara pero que mi cuerpo se “acostumbrara” a un tipo de alimentación nada bueno.

    Hace un año me vine a vivir de Madrid a Valencia a poner en marcha una Delegación de mi empresa, por lo que mi trabajo es desde casa. Eso implica movilidad reducida (nada del típico paseo mañanero de ida al trabajo, o el de vuelta, o los recados a pie…), y vi como, comiendo bien (alimentos objetivamente sanos en unos casos, y teóricamente en otros) había ganado 5 kilos en 6 meses… entonces me alarmé, porque era mucho peso ganado en poco tiempo, porque mi ropa había dejado de sentarme bien, y porque sabía que aquello no era bueno para mi salud.

    Empecé a hacer algo más de ejercicio: una horita de aeróbicos y pesas 3 veces por semana, pero nada. Sólo conseguía sentirme más cansada.

    Entonces recordé la Dieta de la Zona: hacía años había comprado un libro y me había parecido bastante interesante y coherente, pero mi ritmo de vida en Madrid me resultaba incompatible (eso pensé) y no valoré demasiado mantener ese estilo de alimentación.

    Tengo la suerte de que mi chico está bastante interesado en temas de nutrición (es bioquímico) y al retomar yo el libro de la Zona, él se interesó también y empezamos a informarnos en serio. Acababamos de pasar un año dificil porque nuestros padres (ambos) habían fallecido en un plazo de 3 meses por dos canceres, y él me argumentaba cómo todo lo que decía el Dr. Sears en sus libros era científicamente verdad, lo que también nos dió más confianza. La alimentación para mejorar la salud, como prevención antes determinadas enfermedades en un momento en que ambos eramos muy sensibles a ese tema.

    Y empezamos a aplicar todo lo que habíamos aprendido en los libros de la Zona. La principio he de reconocer con bastantes dudas (cocinabamos con una mano en las sartenes y en otra el libro abierto por las páginas de bloques…) pero poco a poco, dada la mejoría que notabamos, con más entusiasmo.

    El primer mes bajé 4 kilos. Me quedé boquiabierta. Porque además perdí el peso en las zonas que necesitaba (lo cual dejaba claro que había perdido grasa, no músculo) y la ropa, de repente, volvía a sentarme bien.

    El segundo més perdí 2 kilos. Estaba claro que el ritmo del primer era dificilmente sostenible, porque cuanto menos necesitas perder, más le cuesta al cuerpo.

    El tercer mes, un kilo y medio (incluidas las Navidades, en las que no he ganado ni un gramo gracias a prestar atención a las proporciones sea cual sea la comida que tome).

    Sigo en la media dada por el Dr. Sears de cantidad de peso adecuada para perderlo de forma saludable.

    En total: 8 kilos en 3 meses. Mucho más de lo que pudiera imaginar. estoy muy contenta. De hecho, aumque me gustaría perder otros 5-6 kilitos, se que el ritmo de un kilo o kilo y medio al mes será lo ideal.

    Además de esto, os contaré que mi chico, delgado fibroso, en su peso adecuado, no ha perdido peso, pero sí una ligera capa de grasa que empezaba a amenazar su cintura. Y ha ganado masa muscular en pecho, piernas y brazos, incluso se le marcan los abdominales y la V masculina en las caderas.

    Sumemosle el hecho de que nos encontramos muchísimos mejor. En mi caso la piel me ha mejorado una barbaridad: en la cara me han desaparecido todos los granitos ocasionales, tengo la piel más firme y más luminosa, más sana, y en el cuerpo he notado una notable disminución de la celulitis. Y él ha notado como la calidad del pelo ha mejorado mucho.

    Otro detalle: antes de empezar la dieta tenía una muela que no dejaba de dolerme. Fui al dentista y me dijo que a priori no se veía nada, ni caries ni nada, pero que igual es que tenía infección en la raiz, y había que sacar la pieza. Me recetó antibióticos para que cesara el dolor y la infección y quedamos en citarnos pasados 15 días. Sin embargo, desde que empecé la dieta, sin antibióticos ni calmantes, ni nada de nada: el dolor desapareció. Eso me demuestra que eso de la “inflamación silenciosa” es tan real como que cuando tu cuerpo como mal, ciertas partes es como si estuvieran “envenenadas” y tus defensas no pudieran con ellas, pero ahora mi sistema inmunitario está hecho un toro (ni un resfriado en lo que va de invierno, y no será porque no he tenido griposos cerca 🙂 jeje)

    Todo empezó por la perdida de peso, pero aunque llegue a mi peso adecuado, ni me planteo dejar esta forma de alimentación. Es que, simplemente, ya no me sale alimentarme de otra forma!! Me he acostumbrado a que todo tiene que ir compensado, he acostumbrado mi ojo al sistema visual cuando estoy fuera de casa, he aprendido lo bien que me siento en la Zona haciéndo “faenillas” a mi cuerpo del tipo “hoy hay comida de empresa y han pedido paella… voy a comer como si nada y luego veremos”, y lo mal que me he sentido después (hinchazón, pesadez, somnolencia, gases, etc… me ha llevado a la siguiente comida “zonera” de cabeza y encantada de la vida. De hecho, con eso entendí la recomendación del amigo Barry cuando en sus libros decía que recomendaba “salirse” de la zona un día, con un buen plato de arroz o pasta, para “valorar” la buena alimentación.

    Con la dieta que aprendido que:

    – Alimentarse solo de proteinas, sí, te puede hacer perder peso rápidamente, pero es muy dificil de mantener, tu cuerpo se acostumbra y en cuanto intentas volver a comer hidratos, se revela y ganas el peso perdido rapidamente.

    – Aunque antes tomaba alimentos saludables, las proporciones eran incorrectas!! ese era el problema!! Cenar sólo un bol de cereales y leche es sano?? NO. Comer sólo ensaladas de verduras y tomar fruta, es sano?? NO (dónde están las proteinas!?). Dietas donde el arroz y la pasta cocidos son el pan nuestro de cada día?? Qué horror!! Pasar todo un día solo a fruta?? Nada de eso! Ahora lo entiendo todo, antes no veía dónde estaba el problema.

    El ejercicio: moderado y constante, adecuado a nuestras necesidades, estilo de vida etc. Y el Omega3 indispensable. Sabíais que el hombre primitivo comenzó a desarrollar las conexiones neuronales (y por tanto la inteligencia) cuando empezó a comer pescado y por tanto Omega3? Es un alimento básico hasta ese punto!

    Resumiendo: estoy mejor que nunca y me siento mejor que nunca. No tengo palabras para agradecer lo que he aprendido en los libros, pero también en el foro de la mano de veteranos que antes nos han animado a ir pasito a paso con sus testimonios.

    Espero que esto os ayude e inspire.

    Saludos!!

    Keykey.-

    #11754

    Luis Ignacio Pastor
    Participante

    Te felicito Keykey y seguiremos leyendo tus progresos.

    Saludos

    #11755

    lunitabuena
    Participante

    Keykey, me ha encantado leer tu experiencia, he disfrutado mucho porque me identifico mucho con lo que dices y estoy muy contenta de haber encontrado por fin la forma de comer que mejor se me ajusta, tras muchos intentos fallidos.
    Enhorabuena y un abrazo.

Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate.