info@enerzona.es   Tfno. gratuito 900 807 411

Re:Re: DIAS DE BAJÓN!!!

#15172

uxidean
Participante

Hola Nikasi!

Te juro que si le preguntaras a cualquiera de mis amigas creo que el ultimo adjetivo que usarian seria optimista. El primero que dirian seria “demasiado sincera” y el segundo “demasiado realista”.

Demasiado sincera porque no me callo lo que pienso nunca y demasiado realista porque creo que en esta vida hay gente a la que le falta realismo. Y pensaras ¿a que se refiere con esto? Pues bien. Realismo es ver las fotos y pensar, joder, mira que pedazo de muslos me salen o que asco de rodillas. Oye, pero de cara salgo estupenda. Y el primer paso para afrontar las cosas es reconocerlas. Pues bien, yo no estaba obesa de tener triple michelin y los brazos mas grandes que una pata de jamón (que los he visto por ahi, sin ir mas lejos el viernes desayunando con una amiga), pero pensar “tienes que hacer algo con esos kilos que te sobran.”

Cuando yo empece la dieta tenia un IMC de obesidad ligera (30) que es casi el que tienes tu en estos momentos. Ahora mismo tengo un IMC de 27, eso si he perdido tres tallas de ropa. Te das cuenta de hasta que punto el peso y el IMC son una tonteria? Estan bien para indicar un poco, si, pero si yo llegara al IMC de 22 que es el que se supone que es ideal daria un asco que te cagas. Ahi entra tambien el realista. Cada uno tiene que conocer sus limites.

Me hace gracia la gente que hace dietas “milagro” y a las dos semanas cuando se acaba se comen todo lo que no han comido en esas dos semanas.

El sabado invite a unos amigos a cenar a casa e hice pasta fresca rellena de boletus con salsa roquefort, ensalada de mozzarella y tomate, foie de pato y provolone al horno. Evidentemente no esta en la dieta, pero que hice? No rebañar el plato con pan y ponerle mucho queso para compensar la proteina, porque con la grasa no habia nada que hacer. Me tome un par de copas de vino y las disfrute muchisimo. Eso si, no cene hasta que me salia la comida por las orejas porque es lo peor que puedes hacer. Cuando vi que empezaba a llenarme le di a mi novio el resto de mi pasta y ya esta. Y al dia siguiente no pense buah, como ayer me salte la dieta hoy tambien.

Porque asi lo unico que haces es crear un circulo vicioso, como me la he saltado ayer me la salto mañana y asi aeb eternam. Pues no, realismo es si, que pasa, me apetecia disfrutar de esa cena y si, tengo ganas de hacer un desayuno que te cagas en la zona. Y ya esta. Esto es para toda la vida, si no puedes darte un placer de vez en cuando pues menuda mierda. Eso si, de vez en cuando no es tirar la casa por la ventana viernes, sabados y domingos y aqui no ha pasado nada.

Todas tenemos dias de mierda, pero hay que ser realistas. Todos los dias de nuestra vida no van a ser maravillosos. Mira, ayer me vino la regla y llevo sin estudiar y sin levantarme de la cama desde ayer a mediodia porque me duele mucho. Lamentarse no es la solucion. Hay que ver lo positivo de cada cosa. No he estudiado dos dias. Bueno, mañana mi cerebro estara mas descansado y seguro que me cunde mas el estudio.

Y de verdad que yo a esta dieta solo le veo cosas buenas. Pero si puedes tomarte hasta un helado de postre!!! ¿En que dieta has visto tu eso?

Asi que muuuuuucho animo!!! Para animarte te pongo un cuento con moraleja:

Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de nata.Inmediatamente se dieron cuenta que se hundían: era imposible nadar o flotar demasiado tiempo en esa masa espesa como de arenas movedizas. Al principio, las dos ranas patalearon en la nata para llegar al borde del recipiente. Pero era inútil; sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sentían que cada vez era más difícil salir a la superficie y respirar.

Una de ellas dijo en voz alta: – No puedo más. Es imposible salir de aquí. En esta materia no se puede nadar. Ya que voy a morir, no veo por qué prolongar este sufrimiento. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril.Dicho esto, dejó de patear y se hundió con rapidez, siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco.

La otra rana, más persistente o quizá más tozuda se dijo: – ¡No hay manera! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo, aunque se acerque la muerte, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quiero morir ni un segundo antes de que llegue mi hora. Siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar, sin avanzar ni un centímetro, durante horas y horas. De pronto, de tanto patalear y batir las ancas, agitar y remover, la nata se convirtió en mantequilla. Sorprendida, la rana dio un salto y, patinando, llegó hasta el borde del recipiente. Desde allí, pudo regresar a casa croando alegremente.

Un abrazo