Re:Re: DEPORTE EN LA ZONA

#14719

flacozone
Participante

Jjjj, gracias Lock. Comprendido lo de las negativas, fase excéntrica solito y fase “concéntrica”con ayuda. Espero no tener mono de entrenamiento, de hecho saber que es un modo de hacerlo bien va a motivarme tremendamente. Si estar todo el día corriendo, nadando, gym y blablablá me ha dado parcos resultados, ¿para qué me voy a cuestionar lo que me está funcionando? Y además me aprovecho del esfuerzo de otros traduciendo y “masticando” un programa de entrenamiento americano. :mrgreen:
Respecto a lo de déficit de GLA no lo tengo muy claro; mi batido (no es realmente un batido, sino un agitado puesto que no interviene la batidora y conozco lo perjudicial de las comidas pre-digeridas y su alta respuesta insulínica) post-entrenamiento consiste en dos bloques de proteína en polvo (el que toca y el de la propina de crecimiento), chorro generoso de aceite de oliva y cuarto de taza de copos de avena. La proteína en polvo es lo que no he desterrado de la dieta, no uso la de Enerzona sino una de QNT deliciosa y sin aspartamo, me ayuda mucho cuando no me queda otra que comer algo rápido.
En cuanto a lo del Hugh Jackman te voy a transcribir algo de B. Sears en “rejuvenecer en la zona”, tal vez ya lo hayas leído…, joer, no lo encuentro pero venía a decir que Arnold Schwarzenegger fue destronado por un culturista que aprovechaba los ciclos circadianos de producción de testosterona. La máxima producción se da entre las tres de la mañana y las nueve de la mañana. El tipo entrenaba de madrugada por tanto.
Sí cito algunas cosillas (me cuesta seleccionar, porque el libro es aún mejor que “grasa tóxica” y no tiene desperdicio); ejercicio anaeróbico…, la liberación de esas hormonas (testosterona y del crecimiento) no se produce durante el ejercicio en sí, sino en un período de 15 a 30 minutos después del ejercicio. Cuanto más intenso sea éste mayor será la descarga de ambas hormonas…, la descarga de h. del crecimiento se necesita principalmente para reparar los microdesgarros que se producen en los músculos durante el ejercicio aneróbico intenso. A mayor intensidad mayor daño. La h. del crecimiento no sólo repara sino también auementa el tamaño del tejido ya existente…
…Por desgracia, cuanto más insulina haya en la sangre, menos h. del crecimiento se descargará, al margen de la intensidad del entrenamiento anaeróbico. Eso significa que todos los beneficios hormonales del ejercicio anaeróbico se pueden eliminar rápidamente con bebidas “energéticas” deportivas, ricas en HC, consumidas tras el ejercicio.” (Doy fé de ello)
“Y, como sucede con el ejercicio aeróbico, también es posible entrenarse en exceso con el anaérobico, que, además, produce bastante más estrés que el aeróbico. después de aproximadamente cuarenta y cinco minutos de levantar pesas, los niveles de hidrocortisona han aumentado hasta tal punto que empieza a producirse un disminución de los beneficios hormonales”. (La hidrocortisona, la hormona del estrés, es una hormona catabólica)
Y en concreto (disculpa la extensión) respecto a la comida entorno al entrenamiento; “…Si desea combinar la dieta y el ejercicio para obtener el máximo beneficio, hay tres buenas oportunidades para aplicar la dieta de tal modo que se intensifiquen los dos tipos de cambios hormonales. La primera es aproximadamente de 30 a 45 minutos antes del ejercicio. Los músculos no se ven sometidos a tensiones, por lo que las demandas sobre los niveles de glucosa en la sangre son mínimas. Esa situación, sin embargo, pronto se verá alterada por el ejercicio. el glucagón es el principal sistema hormonal para mantener los niveles de glucosa en la sangre durante el ejercicio. Es por tanto un momento excelente para empezar a aumentar sus niveles. Al ser la proteína el principal estimulante de la descarga de glucagón, debería ingerir una pequeña cantidad de proteína (unos 7 gramos, ó 30 gramos de proteína de bajo contenido en grasa) unos 30 a 45 minutos antes del ejercicio. Puesto que las demandas de glucosa en la sangre no tardarán en aumentar mucho, querrá consumir simultáneamente unos nueve gramos de hidratos de carbono de bajo contenido glucémico, para asegurarse de que estos penetren lentamente en la corriente sanguínea. Finalmente, y para asegurarse de que los hidratos de carbono entren en la sangre a una velocidad lo bastante lenta como para no aumentar en exceso la producción de insulina, también querrá consumir de uno a dos gramos de grasa al mismo tiempo. Este bocado hormonal favorable a la Zona, tomado antes del ejercicio, contiene unas cien calorías. No son suficientes como para desviar una energía significativa o un flujo sanguíneo hacia la digestión, pero sí bastantes y en la proporción correcta de macronutrientes para cambiar el ambiente hormonal de la corriente sanguínea antes incluso de empezar el ejercicio.”
“La segunda oportunidad se le present ainmediatamente después de interrumpido el ejercicio. Los niveles de insulina, deprimidos durante la práctica del ejercicio (a menos que tome muchas bebidas “energéticas” deportivas con alto contenido en HC) empezarán a recuperarse hasta los niveles anteriores. Si ha practicado entrenamiento anaeróbico, este aumento en la insulina inhibirá la liberación de la hormona del crecimiento, 💡 En consecuencia, para moderar este aumento en la insulina, tome otro bocado favorable a la Zona como el descrito antes, inmediatamente después de terminado el ejercicio. Eso permite que la máxima descarga de la hormona del crecimiento se produzca de 15 a 30 minutos después de terminado el ejercicio anaeróbico”.
” La última oportunidad se produce unas dos horas después de terminado cualquier ejercicio. Los niveles de insulina continúan regresando a la normalidad, y es el mejor momento para tomar una gran comoda favorable a la Zona, para asegurarse así la presencia de las proteína y los HC necesarios para reponer las células musculares”.
Y me detengo porque el librote en cuestión es fantástico y revelador. Dedica un capítulo al óxido nítrico, tan de moda en las tiendas de alimentación deportiva, una protohormona que genera AMP cíclico, es un radical libre y sólo dice cosas buenas de él (la arginina, pavo y soja son ricos en ella, es su principal productora)