info@enerzona.es   Tfno. gratuito 900 807 411

Re:Re: DEPORTE EN LA ZONA

#14733

flacozone
Participante

Cabezota, no te marees, ¿no te parece clarito lo que dice Barry Sears? pues muy bien eso que te llevas al gym. Tb te puedes llevar una barrita de enerzona, aparte de la proporción de un bloque P HC G, contiene ácido gamma linoleico GLA, magnesio y vitamina E natural (de soja) perfectísimo bocado de equilibrio hormonal. Pero vamos, yo eso de vez en cuando, la pela hay que tenerla en cuenta. Creo que con tus desayunos aveneros y siguiendo la dieta ingieres todos los nutrientes necesarios. Tomé un tiempo glutamina tras los entrenamientos, y, la verdad, como si tomase agua solita. Paso ya de más experimentos y de tirar el dinero, me está funcionando la dieta de la Zona y el aceite de pescado unido al programa HST de entrenamiento tan bien concretado por Lock.
Lock, lo tuyo es pasión, ¿Kaatsu?, se pondrán las venas a reventar. Eso es un tipo de entrenamiento que en español castizo se podría llamar “entrenamiento pa que dé de sí”. Macho, sí que investigas, sí. Supongo tendrás un cuerpo pa exhibir en la plaza de al lado de los Uffizzi florentinos. Pero, me fío mucho, muchísimo de B. Sears. Su dieta fue inicialmente experimentada y dirigida a diabéticos y atletas de élite. Y esos atletas con los que compartió entrenamiento y nutrición arrasaron en la olimpiada de Barcelona. Descubrí la Zona por casualidad, soy lector asíduo de Libertad Digital en donde colabora Antonio David de “Juventud y Belleza”, me parecieron puras imposturas todos sus artículos, todos ellos echaban pestes contra mi estupendísima y sanísima manera de comer. Pero sus colaboraciones bebían de… el mismísimo Instituto Tecnológico de Massachussets, el santa sanctórum de la ciencia de er mundo. Impostura, contracorriente, provocación, leí comentarios que le ponían a caldo, y sin embargo me parecían “sensato” el nuevo enfoque. De ahí me fui a una tienda, pedí “Dieta de la Zona” y me dieron “la revolucionaria Dieta de la Zona”, un libro más brevecillo, práctico y español; el error fue un acierto pues probé una semanita y…, al tercer día aquello pitaba finamente. Luego compré el primero “Dieta de la Zona”, como era el origen del que ya había leído pues no me aportó demasiado. “Grasa tóxica” es brutal, más técnico que los otros pero tan demoledor que me convenció para los restos. Pero en todos ellos no entraban a fondo en el motivo principal de mis dietas, el desarrollo muscular sin recurrir a esteroides, anabolizantes y carísimos suicidios por etapas. Siempre he presumido de tener un aspecto mucho más joven del que a mi edad se le supone. Pero, macho, van tres añitos que me miro al espejo y no me veo a mí mismo sino a otro mucho más cascao. Y cayó el cuarto libro puesto que los anteriores ya hacían referencia a él, “rejuvenecer en la Zona”. El más grueso, aún más técnico y el más próximo a la parte “deportiva” de la nutrición. Una lección magistral de nutrigenómica (en mi p. vida había oído el palabro), de saber qué es ser diabético, del porqué de la impotencia, del éxito del Viagra y la Aspirina, de que la Dieta representa el 80% de la vida sana, el otro 20 sería para el ejercicio mo-de-ra-do; los atletas con cuerpazos apolíneos suelen tener analíticas bastante preocupantes, y mi próximo reto, la meditación. Soy carne de estrés, y éste sí que frena el crecimiento muscular (inhibición de la anabólica testosterona e incremento de la catabólica hidrocortisona que además estimula la insulina, vaya negocio…). Y además, te propone la meditación no como algo místico, trascendente y con necesidad de gurú particular y viajes iniciáticos al Tíbet, no, sino como un simple ejercicio de concentración-relajación de 20 minutitos diarios. Madre mía el día que consiga una meditación adecuada (mis 10 minutitos ya los voy consiguiendo, pero el trajín diario siempre asalta las imágenes de tu mente) En fin, nueva perorata, pero, la verdad, compraos ese libro, si no es definitivo poco le falta.
Barriendo más para casa; cuando termine la fase de descanso, el nuevo ciclo de entrenamiento; ¿mismos ejercicios aumentando un pequeño porcentaje los pesos? porque si tomo esta última semana como referencia para nuevo cálculo de las RM supongo que me saldrían los mismos pesos. En press militar y banco inclinado no llegaba ni de coña a terminar las 15 repeticiones de las primeras semanas, tuve que bajar los pesos y recalcular, sin embargo, ahora en las semanas de 5 repeticiones voy más que sobrao, no sé si he hecho bien con los retoques, siempre mejor no llegar-fallar que llegar a la quinta pudiendo hacer ocho o nueve seguramente…, dudas…
Abrazos zoneros a discreción